El turismo funciona cuando la sociedad descansa

Es de amplio conocimiento que las actividades turísticas funcionan a pleno rendimiento en los momentos que los mortales disfrutan de su tiempo de ocio. Los restaurantes se encuentran repletos los sábados por la noche y los hoteles disfrutan sus ocupaciones más altas durante los fines de semana.

 

Es visible a estas alturas que la situación mundial que ha generado el virus Covid está cambiando muchos de los hábitos actuales, pero parece evidente que el sector turístico seguirá teniendo una dependencia directa con el tiempo libre y de ocio de sus clientes. Sin entrar en el debate de la importancia que reside en diversificar la oferta turística actual, con el objetivo de evitar la estacionalidad (que tanto daña a algunos subsectores), cabe recordar que detrás de la barra de un bar o en el mostrador de un hotel un domingo temprano, hay personas trabajando.

 

Hablamos de una industria que demanda personas que con frecuencia deben trabajar en horarios poco agradables. Considerando además que la satisfacción al cliente es fundamental en una empresa turística exitosa, la presión suele estar presente. Suelo escuchar un gerundio común cuando pregunto a cargos de responsabilidad a qué dedican más tiempo durante su jornada: “apagando incendios” (yo mismo me sumergía en mitigar imprevistos mucho más tiempo del necesario).

 

Aquí es donde toma una importancia vital la gestión eficiente del tiempo, a través de la apreciación del recurso y de la priorización según necesidades. Cuando hablo de ello, con frecuencia me rebaten diciendo que es muy fácil de explicar, pero no de aplicar. En realidad, es más fácil de lo que parece, sólo requiere un alto grado de disciplina y compromiso.  

 

A continuación, te exponemos algunas herramientas que puedes utilizar:

 

Check list diario: ¿sabías que, al tachar tareas de tu lista, tu cerebro crea dopamina, un neurotransmisor que se encarga de generar sensaciones de logro, satisfacción y felicidad? Intenta escribir tareas y objetivos a mano, notarás la diferencia.

 

Matriz del tiempo: en nuestros talleres trabajamos una herramienta muy utilizada tanto en el ámbito personal como profesional, que reside en catalogar las funciones entre importantes, no importantes, urgentes y no urgentes. Esto te permitirá tener más claridad y priorizar.

 

Compromiso y puntualidad: aunque todos sabemos que son objetivos indispensables, pocas veces los aplicamos con severidad. Es importante cumplir con los compromisos propios y con los demás, es la base de las relaciones sólidas y duraderas.  

Escribir comentario

Comentarios: 0